Mar 17

Reflexiones

No hagas lo que los demás hacen, haz lo que los demás quisieran hacer y no se atreven. Nunca optes por la persona más bella, sino por la que haga más bello tu mundo.

Mar 16

Luz del Mundo

Había una vez, en una ciudad de Oriente, un hombre que caminaba por las calles llevando encendida una lámpara de aceite. La ciudad era muy oscura en las noches sin luna. Esta era una de ellas. En determinado momento, nuestro protagonista se encuentra con un amigo. El señor lo mira y de pronto lo reconoce. Se da cuenta de que es Guno, el ciego del pueblo y le dice: – ¿”Qué haces Guno, tú ciego, con una lámpara en la mano, si tú no ves…”? .Entonces, el ciego le responde: – “Yo no llevo la lámpara para ver mi camino. Yo conozco de memoria la oscuridad de las calles. Llevo la luz para que otros encuentren su camino cuando me vean a mí”.

Cada uno de nosotros puede alumbrar el camino para que sea visto por otros, aunque aparentemente no lo necesite. Alumbrar el camino de los otros no es tarea fácil. Muchas veces en vez de alumbrar oscurecemos mucho más el camino de los demás. ¿Cómo? .A través del desaliento, la crítica, el egoísmo, el desamor, el odio, el resentimiento. Sin embargo, si cada uno de nosotros enciende una luz, el mundo entero estaría iluminado y brillaría día a día con mayor intensidad…Todos pasamos por situaciones difíciles. Todos sentimos el peso del dolor en determinados momentos de nuestras vidas. Pero no debemos proyectar nuestro dolor cuando alguien desesperado busca ayuda en nosotros… al contrario, ayudemos a los demás sembrando esperanza en ese corazón herido… Nuestro dolor es y fue importante, pero se minimiza si ayudamos a otros a soportarlo, si ayudamos a otro a sobrellevarlo… ¡LUZ!… demos luz.

Mar 13

El pequeño bombero

Cuentan que en una ciudad de Phoenix, Arizona, una joven madre de 26 años se quedó silenciosa mirando el rostro de su pequeño hijo que padecía de leucemia terminal. Como cualquier madre, deseaba que su chico creciera y realizara todos sus sueños, pero ahora ello no era posible. No obstante, como ella deseaba a toda costa que los anhelos de su muchacho se realizaran, tomó la mano del pequeño y le preguntó: –Jorge, ¿alguna vez pensaste en lo que deseabas ser cuando crecieras?. El chico contestó: -Mami, siempre quise ser bombero cuando fuera grande. La mujer sonrió y dijo: –Veamos si podemos hacer realidad tu sueño. Ella se dirigió entonces a la estación de bomberos y habló con Bob, un hombre de corazón tan grande como el mundo entero. Le explicó lo que su hijo quería y le preguntó si podrían ayudarle. Él contestó: –Mire, tenga a su pequeño listo el miércoles a las siete en punto de la mañana y lo nombraremos “Bombero Honorario” durante todo el día. Él puede venir  con nosotros a la estación, salir cuando recibamos llamadas de incendio o de ayuda. Si usted nos da sus medidas, le haremos un verdadero uniforme de bombero. Todo eso lo conseguimos acá, así que para el miércoles ya estará listo. Tres días más tarde, Bob recogió a Jorge en el hospital, le puso su traje de bombero y lo llevó a la unidad. Lo montaron en la parte trasera del camión, que ayudó a conducir. Salió todas las veces que hubo una llamada de auxilio. Lo sentaron en todos los carros y hasta le hicieron un reportaje para la televisión local. El chico se creía en el cielo. Habiendo hecho realidad su sueño, el muchacho logró vivir tres meses más de lo que cualquier médico había pronosticado. Una noche, todas las señales vitales comenzaron a decaer drásticamente y el jefe de enfermería comenzó a llamar a todos sus familiares. Luego recordó que Jorge había sido bombero honorario, así que llamó al jefe de la estación para que enviaran a un bombero uniformado al hospital. El superior dijo: – Haremos algo mejor. Estaremos allí en cinco minutos. Cuando escuchen las sirenas no se asusten. Informen que el cuartel de bomberos va a visitar a uno de sus miembros más queridos y, por favor, ¿podrían abrir la ventana de su cuarto?. Al poco rato, seis bomberos entraron en la habitación de Jorge por la ventana y lo abrazaron con amor, diciéndole cuanto le amaban. Con aliento agonizante el chico dijo al oficial: -Jefe, ¿soy ahora un bombero de verdad?. El jefe respondió. –Sí señor, claro que lo es. Con esas palabras, Jorge cerró los ojos por última vez.

Mar 13

La palabra siempre

Nos alivia pensar que nuestros hijos vivirán durante toda nuestra vida, que los amigos estarán a nuestro lado hasta el final… que todos los embarazos llegarán a término, que todos los bebés nacerán sanos, y vivirán por muchos años. Nos empeñamos en jurarnos amor para toda la vida, aun sabiendo que es solo una expresión de deseo…En el amor, como en la vida, los “siempre”, los “para toda la vida”, los “nunca”, nos calman… nos eximen de pensar en lo peor, en la muerte, en los imprevistos, en el dolor, en la injusticia, en los imponderables… Y cuando las cosas no salen como hubiéramos querido, siempre podemos culpar al destino, a la mala suerte…Lo cierto es que la vida se maneja bien distinto… nos sobresalta, nos confunde, nos enoja, nos cambia los planes, y cuando nos acostumbramos, nos lo vuelve a cambiar.Y que, a la larga, cuando miramos para atrás, cada cosa fue para mejor. Claro, si lo sabemos ver…Tal vez debiéramos vivir con más entrega, con más ingenuidad, con menos exigencia… Tal vez debiéramos entender que las personas, las situaciones, están en nuestras vidas por algo, y que a veces la sutil presencia de otro es suficiente para un gran aprendizaje, para un gran cambio.

No son mejores las amistades que duran toda la vida, que aquellas que duran solamente unos días…No son mejores las relaciones para siempre, que aquellas fugaces, que pueden cambiarnos la vida…La intensidad no tiene relación con la permanencia en el tiempo…Nada es para siempre, y cuando podamos comprender eso, entenderemos que cada momento vivido con alguien, cada instante sutil de la vida, tiene un mensaje para darnos, nos ocurre por algo, y que a veces bastan unos pocos segundos para captar el mensaje, y seguir nuestro camino, o dejar libre al otro para que siga el suyo…Claro que es lindo tener amigos de toda la vida, relaciones intensas y duraderas. A veces tenemos el privilegio de contar con ellas. Pero otras veces, el roce es fugaz, casi imperceptible. A veces ni nos cuestionamos para qué tuvo que pasarnos esto en la vida.

He aprendido que cuando uno da lo mejor de sí, y toma lo que la vida, o la otra persona tiene para dar, puede seguir su camino en paz, sabiendo que el contacto ha sido posible, y que algo bueno saldrá de ello.Y fundamentalmente, podemos dejar que el otro también se vaya en paz… sin reclamos, sin culpas, sin rencores…

Cada segundo puede ser una eternidad… de hecho, la Eternidad, no es más que una sucesión de instantes…

 

 

Mar 13

Los Tropiezos en la vida

Un tropezón, jamás será una caída: que todo en la vida vuelve, aunque sea de una manera distinta; que no hay mal que por bien no venga; que con voluntad y esfuerzo, todo resulta más fácil; que lo más valioso del mundo es el amor, la familia y los amigos de verdad; que no se llora a quien no te valora. Que por más tropiezos, caída u obstáculos que te encuentres en tu camino el objetivo es levantar la cabeza y SEGUIR ADELANTE.

Mar 09

Leyes del Amor

El amor tiene dos leyes: la primera, amar a los demás; la segunda, eliminar de nosotros aquello que le impide a los demás amarnos.

Mar 09

Pensar en ti

El que no te tenga, no impide pensar en ti, el que no te sienta, no impide soñarte. El que no te pueda ver, no impide tenerte en mi mente. El que no te hable no impide suspirar por ti. El que no me conozcas no impide que mi corazón palpite a mil x por horas por ti. El que no me beses no impide anhelarte día a día. Nada me impide tenerte en mi mente, pensar en ti, tener la esperanza de algún día estar juntos.

Mar 09

Cuando no te veo

Cuando no te veo, el tiempo contigo pasa tan rápido, parece eterno. Cuando no te veo, hasta el día más lindo parece de color gris. Cuando no te veo, mis pensamientos me envuelven y me vuelvo un ser nocturno y solitario. Cuando no te veo,…

Mar 09

¿Cómo hacerte saber?

¿Cómo hacerte saber que siempre hay tiempo?. Que uno solo tiene que buscarlo y dárselo. Que nadie establece normas salvo la vida. Que la vida sin ciertas normas pierde forma. Que la forma no se pierde con abrirnos. Que abrirnos no es amar indiscriminadamente. Que no está prohibido amar. Que también es posible odiar. Que el odio y el amor son afectos.  Que la agresión sin motivo hiere mucho. Que las heridas se cierran. Que las puertas no deben cerrarse. Que la mayor puerta es el afecto. Que los afectos nos definen. Que definirse no es remar contra la corriente. Que no cuanto más fuerte se hace el trazo más se dibuja. Que buscar un equilibrio no implica ser tibio. Que negar palabras implica abrir distancias. Que encontrarse es muy hermoso. Que el sexo forma parte de lo hermoso de la vida. Que la vida parte del sexo. Que el “por qué” de los niños tiene un porqué. Que cuando no hay placer en las cosas no se está viviendo. Que para sentir la vida no hay que olvidarse que existe la muerte. Que se puede estar muerto en vida. Que se siente con el cuerpo y la mente. Que con los oídos se escucha. Que cuesta ser sensible y no herirse. Que herirse no es desangrarse. Que para no ser heridos levantamos muros. Que quien siembra muros no recoge nada. Que casi todos somos albañiles de muros. Que sería mejor construir puentes. Que sobre ellos se va a la otra orilla y también se vuelve. Que volver no implica retroceder. Que retroceder también puede ser avanzar. Que no por mucho avanzar se amanece más cerca del sol. ¿Cómo hacerte saber que nadie establece normas salvo la vida?

Mar 09

Llámame anticuado

Llámame anticuado, pero aún creo en las miradas profundas, en los besos con dulzura, aun creo en las cartas que al leerlas te sonrojen, creo en las relaciones que duran una existencia. Llámame anticuado, pero aun creo en el amor.

Entradas más antiguas «